Venderle al corazón, no al cerebro

 

Las emociones venden. Por eso es de vital importancia que cada empresario sepa muy bien a donde va dirigido su marca y cumplir los sueños de ese grupo de seguidores.

Hoy en día, las empresas a través del Marketing buscan generar una conexión con su público. A través del Marketing interactivo y de la apelación a los sentimientos, se busca generar una relación con el consumidor, mejorar su experiencia de compra a través de las emociones que ésta le generan.

La empresa debe enfocarse siempre en el bienestar del consumidor y hacerle la vida más plena, aunque suene poético, es importante que el empresario entienda que la única forma de lograr éxito, es entender al cliente. Enfocar la estrategia de marketing está en venderle al corazón, no al cerebro. Lograr que el cliente se sienta tan identificado con la marca que decida comprar y convertirse en seguidor de la misma.

Para esto es indispensable usar la psicología. Apelar a sentimientos y emociones que generen el impulso de compra.  Es importante que el cliente experimente estos sentimientos :

Confianza:

Una de las emociones fundamentales en toda relación. El cliente debe sentir que puede confiar en la marca, que es su aliado, que busca su bienestar.  Que puede dejarle a él su trabajo con los ojos cerrados.

Poder:

A todos nos gusta tener el control de las cosas y en el caso del cliente pasa igual. Cuando el consumidor sabe que tiene el poder de decidir si realiza la compra  es algo que a todos les gusta. Es fundamental que el cliente nunca pierda ese poder.

Confusión:

Aquí lo fundamental es hacer que la confusión desaparezca, responder a todas las preguntas y despejar todas las nubes que el cliente pueda tener. Dejar claro que sólo el producto que se ofrece es el único que puede solucionar.

Inspiración:

Una de las emociones más difíciles de generar es la inspiración. Para hacerlo, debes conocer exactamente lo que quiere tu público objetivo e integrarlo en tu mensaje.  Es fundamental que con este sentimiento exista la interacción con el cliente, hacerle saber que ellos son importante a la toma de decisiones, cambios de imagen, producen identificación y hacen que el cliente se inspire y quieran el producto.

Envidia:

Enfocado desde un punto de vista positivo, esta puede ser la clave del éxito de tu marca. Resalta las bondades de tu producto o servicio y genera la necesidad de pertenencia en el público, que se convierta en una obligación tenerlo.  Es hacerle ver al cliente que sin “ el producto”   no lograras tales objetivos .

Esperanza:

Haz que tu público objetivo se atreva a soñar con tu marca. A saber que hay algo muy bueno en el destino para él y que tú lo acompañas en el camino.

Diversión:

Transmite alegría en tu mensaje y triunfarás. Todos queremos divertirnos y todos queremos rodearnos de marcas que se divierten. Nadie quiere tristeza para su vida.

Afecto:

Al vender, piensa en que las personas cuando compran un obsequio lo hacen porque sienten afecto por la otra persona así que transmite ese mismo cariño en tu producto o servicio.

Así que lánzate en la aventura de vender emociones y no productos y harás que tu marca crezca a pasos gigantescos. Confía en ti y por sobre todo confía en tu público.

Share your thoughts