Reunidos en la apertura de la cuarta edición de la Conferencia Mundial sobre Internet, los máximos ejecutivos y gurús de la tecnología global ensalzaron las inmensas posibilidades que se abren, pero advirtieron de importantes riesgos para la seguridad y la privacidad y pidieron una mayor cooperación internacional.

La presencia en los debates de Tim Cook (Apple), Sundar Pachai (Google) o Chuck Robbins (Cisco) junto a los líderes de gigantes chinos como Jack Ma (Alibaba), Pony Ma (Tencent), Robin Lee (Baidu) o Lei Jun (Xiaomi) supuso un tanto político para el Gobierno chino, ya que las tres primeras ediciones no habían atraído a figuras de empresas o gobiernos occidentales.

“Nunca antes el futuro había ofrecido tantas posibilidades”, con tecnologías “que pueden cambiar el mundo”, afirmó Cook, consejero delegado de Apple, quien consideró imprescindible “inculcar” humanidad a los futuros avances para asegurar que los efectos sean positivos.

“No me preocupa que las máquinas piensen como las personas, me preocupa que haya personas que piensen como máquinas”, sentenció.

Jack Ma, fundador e inspirador del gigante del comercio electrónico Alibaba, habló claramente de una nueva “revolución” que innovará “cada aspecto de nuestras vidas”.

Robert Kahn, que junto a Vint Cerf fue uno de los creadores de internet, aseguró que “nadie puede prever” los servicios y productos que se van a poder generar, pero sí avanzó que se va a “desencadenar una nueva generación de creatividad e innovación, igual que hizo la internet original”.

Lei Jun, fundador y principal responsable de Xiaomi (el innovador fabricante de teléfonos móviles y aparatos domésticos conectados a internet), señaló que la clave estará en la “convergencia” de todos los sectores tecnológicos propiciada por el desarrollo de las comunicaciones móviles, gracias a la llegada del estándar 5G, que comenzará a operar pronto en China.

Pero las posibilidades técnicas vendrán acompañadas de peligros para la seguridad y la privacidad. El exprimer ministro francés Dominique de Villepin advirtió de que hacen falta “nuevas formas” de regulación del ciberespacio, “un lugar de riesgo”.

El ruso Yevgeny Kaspersky, fundador de la firma de seguridad informática Kaspersky Labs, describió un panorama que puede ser “atemorizador” a causa de “cibercriminales altamente preparados”, lo que también requiere en este aspecto una mayor cooperación.

Esta cuarta Conferencia Mundial sobre Internet, que se celebra como las anteriores en la histórica ciudad de Wuzhen (este),  tiene lugar mientras las autoridades chinas están incrementando su censura sobre la red a través de la llamada “gran muralla virtual”.

En los últimos meses, se ha bloqueado el servicio de mensajería WhatsApp mientras que los servicios VPN que permiten sortear esa censura están bajo el acoso de las autoridades.

Además, Apple ha retirado de su catálogo de aplicaciones en China tanto a los VPN como al sistema de conversación instantánea Skype.

De hecho, la presencia de Sundar Pichai en la conferencia llamó la atención porque los servicios de la empresa que dirige (Google) siguen bloqueados en el gigante asiático.