La nieve acumulada en Madrid permanecerá al menos una semana

La borrasca Filomena ha dejado en Madrid insólitas imágenes de toda la ciudad cubierta de nieve, con espesores que se han situado, según la zona, entre los 20 y los 30 centímetros. Este manto blanco que cubre gran parte de la Comunidad y provincias vecinas tardará en desaparecer.

Tal y como recoge El País, se espera que la capa de nieve y hielo permanezca al menos una semana, debido a tres factores, citados por el portavoz de la Aemet, Rubén del Campo.

En primer lugar, por la entrada por el oeste un anticiclón atlántico que producirá un descenso acusado de las temperaturas nocturnas, con heladas generalizadas en el interior. En segundo lugar, por la larga duración de las noches, típica de esta época del año, que provoca que el suelo permanezca frío, y en tercer lugar por que la nieve que cubre el piso no absorbe el calor del sol, lo que provoca que se amplíe el efecto de las bajas temperaturas.

El propio alcalde de la capital, José Luis Martínez-Almeida, advirtió este sábado de que la ciudad no alcanzaría cierto grado de normalidad hasta finales de la semana que viene.

La parte peligrosa es que lo que este sábado era nieve blanda se irá convirtiendo progresivamente en hielo, más aún cuando la propia actividad humana vaya pisándola. Este hielo puede ser muy peligroso tanto para peatones, por peligro de resbalón, como para tráfico rodado, ya que los coches pueden patinar sobre él.

Otro riesgo añadido es que la nieve acumulada en cornisas, ventanas, balcones y ramas de árboles se convierta en hielo, lo que lo hace también muy peligroso, ya que pueden producirse caídas.

Por eso, la Guardia Civil alertó este sábado de la necesidad de retirar la mayor cantidad de nieve posible de ventanas o aires acondicionados, ya que además el peso se puede multiplicar y poner en riesgo la estabilidad de las estructuras voladas de los edificios.

Además, el cuerpo armado recomienda también a los peatones que busquen las zonas centrales de las vías, para no estar tan expuestos a la posible caída de hielo desde las cornisas de los edificios.

La Unidad Militar de Emergencias está centrando de hecho sus esfuerzos en la retirada de nieve en el aeropuerto de Barajas y en los accesos y salidas rodados y ferroviarios de Madrid, para evitar precisamente que el hielo se acumule.

En este sentido, la propia presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, pidió este sábado a los ciudadanos que en la medida de lo posible, retiraran la mayor cantidad de nieve posible para evitar la formación de las peligrosas placas de hielo.

 

Fuente: https://www.20minutos.es/