Hamburguesa sí, carne no

Por moda o por conciencia, cada vez son más los que comen menos carne. Aunque parezca un juego de palabras bastante confuso, los que piensan en esto como el nicho de un potencial negocio, lo tienen bastante claro.

En Europa las dos grandes cadenas de comida rápida: Burguer King y McDonalds ya han probado ofreciendo en sus menús algunas presentaciones vegetarianas que van más allá de una ensalada o un postre saludable.

Con pasos lentos pero seguros, las dos empresas  han conseguido que en países como Finlandia y Suecia, las hamburguesas veganas sean una alternativa aceptada y no una contradicción comercial y filosófica de dos marcas que glorifican el consumo de la carne.

Lo que sí es claro es que este paso no es el producto de una conciencia espontánea y sí la consecuencia de un cambio en los hábitos del consumo de la gente, que cada vez más se detiene a medir lo que come por razones de salud, e incluso ideológicas.

¿Pero por qué algunas personas dejan de comer algo por razones ideológicas? Aunque se lea como una exageración, no lo es, porque así como hay quienes renuncian a tomar Coca Cola porque les parece el emblema del capitalismo que se bebe, también hay quienes dejan de comer carne porque así contribuyen a la causa de los derechos animales.

A estos últimos va dirigida la oferta novedosa de hamburguesas veganas, quienes antes de esta innovación, solo podían complacer el gusto convencional de una hamburguesa sin la culpa del sufrimiento animal en alguno que otro restaurante pequeño para vegetarianos.

Todavía falta mucho para que la comida vegana deje de ser una experiencia excepcional y una novedad en los menús, pero su irrupción es la comprobación de una realidad incontestable: la causa de los que defienden el vegetarianismo es la de no comer carne, mas no la de dejar de probar hamburguesas, y eso ya lo terminaron de entender las dos grandes marcas de la comida rápida.

WhatsApp chat