Hábitos que destruyen cualquier dieta

 

Cuando se toma la decisión de comenzar a alimentarse de forma saludable, prácticamente se hace un pacto con el organismo. Éste consiste en nutrirlo de forma adecuada, siguiendo ciertas normas y excluyendo hábitos irregulares.  Dejar a un lado lo que solías hacer al momento de comer no es una tarea fácil, sobre todo cuando comienzan algunas restricciones: servirte en menores cantidades, sancochar en vez de freír, reducir la ingesta de azúcares y carbohidratos, evitar las gaseosas, el alcohol, en fin son muchas las situaciones que cambiamos para lograr ese cuerpo deseado.

Pero existen costumbres específicas que hacemos y son ellas precisamente lo que destruye cualquier dieta, por fuerte que sea.

GRANDES CANTIDADES DE HARINAS

Pan, harinas varias y pasta, éste último es un alimento concentrado, lo que lo convierte en una opción más calórica. Lo más recomendable es consumirla por pequeñas porciones, y el número de veces por semana dependerá de cada caso.

Otra alternativa es algún producto integral que supla al original. Las harinas en general deben ser reducidas y muchas veces sustituidas cuando la intención es bajar de peso. Las harinas son el enemigo número uno de la dieta, no sólo es grasa sino que se convierten automáticamente en azucares cosa nada favorable para bajar peso.

COMBINACIONES CERO SALUDABLES

Si vas a comer un plato de espagueti, te sugerimos acompañarlo con salsas naturales a base de vegetales y verduras. Trata en lo posible de no combinar la pasta con otros alimentos con harinas como: pan, plátanos horneados, fritos, etc.

Ahora, si puedes desayunar con una panqueca, incorpórale queso bajo en grasa y fruta, nada de sirope y cero mantequilla en abundancia.

GASEOSAS

Aunque para muchos puede ser desagradable, lo más indicado a la hora de comer es tomar agua. Sin embargo, una que otra vez están permitidos los jugos naturales. A pesar de esto, muchos especialistas en nutrición consideran que estos licuados no son del todo saludable, ya que además del azúcar que contiene la fruta, es común agregarle varias cucharadas del producto refinado.

También te sugerimos evitar los zumos industriales y los tantos preparados artificiales que ofrece el mercado. Tomar gaseosa es un mal hábito si lo que deseas es perder calorías.

Si a una buena alimentación, evitando tentaciones y con un objetivo muy claro, le sumas  una hora diaria de ejercicio, parecerá mágico  tu perdida de calorías. ¡Adelante!

 

 

 

Share your thoughts