Todo en la vida tiene su momento y la fotografía no escapa de esta premisa. Si bien es cierto una buena foto es gracias a una buena luz, buen fotógrafo y todo ese listado de “Herramientas”. Pero hay una herramienta vital para que tu foto quede perfecta, si, así como lo lees PERFECTA. Qué tipo de fotografías puedes realizar a según qué horas, o lo que es lo mismo, qué momento es mejor para lograr la imagen que estás buscando. Porque siempre hay un momento perfecto para la fotografía.

1) Antes del amancer

Justo ese momento antes de que el sol asome por el horizonte y en el que el cielo comienza a clarear, se conoce como la hora azul. También ocurre justo después de que el sol se ponga al atardecer. Esta es la hora perfecta para lograr esas fotos de ciudades en las que el cielo muestra las tonalidades cálidas en el horizonte y éstas se van difuminando mientras dejan paso al frío azul cada vez más oscuro donde las luces artificiales cobran también un gran protagonismo.

2) Amanecer

Si ya lo dice el refrán: “a quien madruga, Dios le ayuda”. Y en esto de la fotografía es una verdad. Las imágenes que puedes tomar durante la salida del sol son las siguientes:

Fotografía macro

El amanecer ofrece unas condiciones de luz muy adecuadas para la fotografía macro, puesto que es una luz difusa que envuelve el centro de interés de tu fotografía y lo ilumina de forma homogénea, provocando un efecto muy agradable a la vista.

Paisaje

El color y la suavidad de la luz al amanecer (al igual que al atardecer), hacen del alba un momento ideal para capturar atractivos paisajes, pues la luz excesiva de un sol muy fuerte provoca contrastes que estropean la fotografía y la hacen mucho menos agradable al ojo.

Larga exposición

Un error muy común cuando uno empieza en esto de la fotografía, es intentar lograr imágenes de larga exposición con mucha luz. Querer lograr el efecto sedoso del agua a mediodía con el sol radiante sólo logrará que tu fotografía salga quemada o, lo que es lo mismo, sobreexpuesta. Por eso, las primeras y últimas horas del día son mucho más adecuadas.

Siluetas

¿Quieres fotografiar una silueta? Este (o el atardecer) es el momento idóneo

3) Mediodía

Al mediodía, o en las horas centrales del día, la luz es mucho más brillante, más dura. Esto provoca una transición entre las luces y las sombras mucho más marcada y evidente. Esta luz puede parecer que es inadecuada para la fotografía. Aquí tienes algunos ejemplos de fotografías que puedes tomar:

Retratos con fuerza

No es la luz ideal para todo tipo de retratos, pero sí para un retrato más dramático en el que lo que desees transmitir sea fuerza, agresividad, tosquedad.

Fotografías de alto contraste

Las fotografías de alto contraste son aquellas en las que existe una gran diferencia entre las luces y las sombras. En estas imágenes se destacan mucho las texturas y son ideales para el blanco y negro.

Fotografía infrarroja

Para la fotografía infrarroja necesitas sol, no puedes ayudarte con luz artificial porque no sirve para nada, por eso las horas centrales del día son ideales con el astro rey como tu aliado.

Agua

Ahora que se acerca el buen tiempo y que a la vuelta de la esquina tenemos el verano (al menos en el hemisferio norte), tal vez te apetezca fotografiar el agua del mar. Bien, pues aprovecha las horas del mediodía para fotografiar bajo el agua o el mismo mar, pues esta luz le favorece y además la necesitarás para las imágenes dentro del agua, pues es un medio más oscuro.

Deja un comentario