Las gafas de sol el accesorio que todo español debe tener puesto en este momento, el verano en España llega con toda su intensidad y debemos protegernos especialmente de la ultravioleta, ayudan a no forzar la vista cuando el sol deslumbra y son un elemento estético de primer orden cuando el armario de verano se renueva.

Pero, ¿debemos usarlas en todo momento? El catedrático de Oftalmología de la Universidad de Alcalá de Henares (UAH), Miguel Ángel Teus, ha despejado dudas respecto al uso de las gafas de sol.

Según el profesor, las gafas de sol no son necesarias, pero sí muy convenientes, tanto en invierno como en verano, por las distintas circunstancias lumínicas. “Una excesiva radiación puede darse, por ejemplo, en invierno si vamos a la nieve y en verano en el mar y playa. En ambos casos hay un exceso de radiación ultravioleta que es nocivo para la piel y los ojos, llegando al punto de que la radiación solar intensa, sobre todo la vinculada con nieve, puede llegar a provocar una queratitis, que es una inflamación de la córnea que genera molestias serias y deja al paciente incapacitado durante 6-8 horas”, afirma.

Es conveniente el uso de las gafas de sol cuando hay una luz solar intensa, el sol está bajo, y tenemos que realizar actividades de precisión, como puede ser la conducción de vehículos o de maquinaria. “Se recomienda su uso para evitar la aparición de enfermedades en la vejez, porque una exposición prolongada, a lo largo de toda la vida, sin protección solar, se ha vinculado con enfermedades como la degeneración macular asociada al envejecimiento (DMAE) o la aparición de cataratas”.

También hay que decir que la naturaleza es muy sabia y tiene su propio filtrado de luz ultravioleta: la córnea; por este motivo, cuando estamos en la nieve sin protección o miramos a alguien que está realizando una soldadura, lo que se nos inflama es la córnea, y sin embargo no se nos daña la retina. Los problemas de la retina están asociados con otro tipo de rayos lumínicos (espectro visible y los infrarrojos) que la córnea no puede filtrar. Por eso, por ejemplo, se prohíbe mirar al sol sin protección cuando se está produciendo un eclipse de sol, porque puede producirse daño agudo en la retina.

Deja un comentario